Si pudiera borrar las cosas que enferman tanto mi alma, si pudiera desdecirme de tanta palabra airada, si pudiera deshacer, tanto daño...

Para entrar en la profundidad del camino interior hay que saber esperar a la puerta, y los antiguos pensaban que...

... a veces son más nubes. -Sí, bueno, pero no siempre. _¿No? Anda que... cada vez que vengo a Cantabria llueve. -Que no,...

Querida amiga, al hilo de nuestra última conversación (¡gracias por el bizcocho, estaba delicioso!) me animo a seguir reflexionando contigo...