Soy monja. Lo confieso. Monja trinitaria. Y, además, se me nota. Pero es que tampoco lo oculto, ¿por qué? Y...