Es entonces cuando te despierta el leve pestañeo. Solo entonces. No es el fragor de los minutos deseando hacerse un espacio concreto. No...

“Él se volvió y les regañó” (Lc 9, 55)   ¡Cuánta paciencia tuviste que tener con aquellos primeros discípulos tuyos! Ya llevaban...

Padre nuestro, te damos gracias una vez más por el don de la vida y por la fe que nos inspira Jesús...

Y  tú, ¿quién dices que soy yo? Jesús estaba orando a solas y sus discípulos se le acercaron… y les dijo:...

¿Quieres no dejar de orar? No dejes nunca de desear...

Comparto contigo, si te animas a leer esto, que no concibo mi historia personal, más precisamente mi historia vocacional, sin...

Si me quedo embebida mirando fijamente el punto por el que te has ido...

Es difícil vivir cuando el corazón no está en casa. El corazón, por definición, es hogareño, y permanente, necesita un...