“Si eres hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan”. Lc 4, 3 Tras la fuerte e íntima...

Jesús es sorprendente, por lo menos a mí a veces me deja sin habla. La libertad de la que goza...