nube alt

Un libro: «La nube del no saber»

La nube del no saber, anónimo inglés del siglo XIV

Cuando empecé a leer libros de espiritualidad, me encontraba muchas veces citado un libro que me parecía misterioso, por su título y por el anonimato de su autor. Al ser medieval, me imaginaba que sería un tratado de teología espiritual con vías, peldaños, estados, progresos… Este verano, sin buscarlo, La nube del no saber cayó en mis manos. Empecé a leerlo y me sorprendió porque no se parecía a nada de lo que me había imaginado.

El autor anónimo resulta ser un simpático buscador (¿o buscadora?) que comparte su experiencia de oración. Se dirige al lector/a desde una humildad divertida y nada fingida, sin reparos a la hora de decirte que dejes de leer si consideras que no estás preparado/a para ello.

El título completo es Libro de la contemplación llamado “La nube del no-saber”, que trata de esa nube en la que el alma se une a Dios. La nube es uno de los ejemplos sencillos y gráficos que el autor utiliza a lo largo de 75 epígrafes cortos. En ellos desarrolla qué entiende por contemplación y cómo practicarla. El libro habla además de la humildad, la vida contemplativa (en su sentido más amplio), los buenos hábitos, el amor, los engaños en que se puede caer en la oración, el deseo…

Con gran sorpresa descubrí que este antiguo escrito me parecía transparente. A pesar de que en algunos puntos sí que es muy medieval (por ejemplo, en su concepción de voluntad, inteligencia, memoria, imaginación etc.), sus imágenes y modo de explicarlas me resultaron muy claras y una buena herramienta para experimentar personalmente en el camino de la oración.

No se trata para nada de un método (de hecho, los ridiculiza), pero tampoco es un caos de notas de un maestro espiritual. La curiosidad que me hizo empezar a leer La nube del no-saber se transformó en ligereza y aliento para mi oración.