[qode_elements_holder number_of_columns=»one_column»][qode_elements_holder_item advanced_animations=»no» background_color=»#fd933f» item_padding=»20px 20px 20px 20px» custom_class=»column-with-shadow»]

Un sábado al mes nos juntamos para practicar la ORACIÓN DE SILENCIAMIENTO.

Con ayuda del cuerpo, de la respiración y de la fuerza del grupo avanzamos en el camino de este tipo de oración que nos permite ahondar más en nuestro propio ser y caminar hacia Dios.

[/qode_elements_holder_item][/qode_elements_holder]
[qode_elements_holder number_of_columns=»one_column»][qode_elements_holder_item advanced_animations=»no» background_color=»#ffffff» item_padding=»20px 20px 20px 20px» custom_class=»column-with-shadow»]

Todos los encuentros están acompañados por una hermana de la comunidad.

Puedes incorporarte cualquier sábado, solo te pedimos PUNTUALIDAD para no romper el clima que se crea. A las 16:30h comenzamos con una introducción para principiantes. A partir de las 17:00 h comienza la oración de silenciamiento propiamente dicha.

[/qode_elements_holder_item][/qode_elements_holder]
[qode_elements_holder number_of_columns=»one_column»][qode_elements_holder_item advanced_animations=»no» background_color=»#ffffff» item_padding=»20px 20px 20px 20px» custom_class=»column-with-shadow»]

Fechas 2021:

Estamos a la espera de cómo evoluciona la pandemia del COVID19 para comenzar de nuevo con las tardes de silenciamiento. 

Esperamos que pronto podamos volver a encontrarnos.

GRACIAS.
[/qode_elements_holder_item][/qode_elements_holder]

«Unificar nuestro ser a través de la  postura corporal: alineación,  elasticidad, relajación, danza.
Al ritmo de la respiración acoger y soltar, inspirar y espirar. A un ritmo tranquilo,  este sencillo ejercicio realizado desde la consciencia,  nos permitirá ir entrando en nuestro interior.  En el silenciamiento, en la mismidad que somos, es donde se produce el auténtico Encuentro.
Descubrirnos  entrando en nuestro santuario, y encontrar la puerta que nos conduce a la hondura que somos, donde el ego desaparece.  Así  podremos descansar en  la cuna del silencio que somos, que nos permite escuchar Su Silencio hecho Palabra encarnada, Cristo Jesús.»