os quiere

Sábado de la Sexta Semana de Pascua

“En aquel día pediréis en mi nombre y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios”.

(Jn 16, 23-28)

Qué alegría oír de labios de Jesús que “el Padre mismo os quiere”. En realidad la vida y la palabra de Jesús se podría resumir en estas palabras: “¡El Padre os quiere!”

Y nosotras lo sabemos porque lo hemos leído y oído muchas veces y alguna que otra vez lo hemos sentido y experimentado, pero con todo, nos cuesta vivir en la alegría y la confianza de este amor.

Hay demasiadas cosas que nos distraen y también más de una circunstancia nos hace dudar. Por eso es imprescindible que le dediquemos tiempo a ESTAR en ese amor. En nuestra vida no pueden faltar tiempos y espacios para saborear tranquilamente la certeza de que somos inmensamente amadas.

Siendo monja no es raro escuchar alguna vez algo así: “reza tú que estás más cerca de Dios”. Y esto es un gran engaño. Nadie está más cerca de Dios que otra persona. Nadie es más amada Dios ama a cada persona con un amor infinito. No hay categorías.

La diferencia la ponemos nosotras, según nuestro grado de conciencia y confianza en su amor. Si queremos ser más conscientes de ese amor solo tenemos que hacer una cosa: frecuentarlo. Cuanto más tiempo le dedicamos mejor lo conocemos y así nuestra fe y nuestra confianza crecen.

Además, cuando descubrimos experiencialmente el amor de que Dios nos tiene se abren dos caminos: el que nos lleva a amarnos a nosotras mismas y el que nos lleva a amar a las demás como Dios las ama.

Porque la oración auténtica es compromiso. Si la oración no nos empuja en estas dos direcciones, ¡peligro!, algo funciona mal. Si de nuestra oración salimos pensando que somos mejores que las demás en lugar de orar hemos estado alimentando nuestro ego, Si salimos sintiéndonos culpables por nuestra mediocridad, entonces hemos alimentado al juez que llevamos dentro.

La oración nos tiene que ayudar a ver hermanas y hermanos y a vernos a nosotras mismas como hijas y hermanas amadas.

Oración

¡El Padre os quiere! Repítelo en tu interior has que te lo creas.

Sexto Domingo de Pascua

Tags: