Carta de bienvenida

Bienvenidos tod@s  a esta Pascua on line 

“Aquí me tienes, Señor” es el lema escogido  por nuestra comunidad de Suesa como itinerario  para celebrar La Pascua

Este año se nos posibilita una Pascua diferente, llena de novedad y a  la vez profundidad.

Vivir, desgranar cada instante del Triduo en el silencio compartido, en la soledad musicalizada y en la vida que se escapa entre tanta muerte.

Es un lema que recoge las auténticas ganas de vivir y celebrar esta Pascua, acogiendo el dolor y la solidaridad de nuestro mundo, de tantas personas que viven la enfermedad, la soledad, la muerte.

La Pascua es el Paso de la muerte a la Vida y creemos que solo se puede vivir implicando toda nuestra vida en una escucha profunda de la voluntad de Dios para así poder  responderle  Aquí me tienes”.

No es tiempo de decir aquí me tienes para….sino tiempo de decir “Aquí me tienes”; quita el para y vive  una entrega total a ser lo que Dios quiere que seas.

Nada de temores, dudas, zozobras, sino confianza, confianza, confianza…

“Aquí me tienes” porque verdaderamente quiero vivir esta Pascua en comunidad, entregando y recibiendo, siendo.

“Aquí me tienes”  porque quiero partirme y compartirme  el Jueves Santo, en la entrega,  en el servicio.

“Aquí me tienes”  porque quiero vivir el Misterio de la Cruz, vaciándome de todo lo que no me permite acogerte.

“Aquí me tienes» porque quiero vivir el Sábado en la espera confiada de quien acompaña en soledad a  tant@s herman@s muert@s por esta pandemia.

“Aquí me tienes” porque en la gran Vigilia Pascual quiero explotar de júbilo ante la vida resucitada que me pones delante, celebrando en Comunidad el triunfo de la Vida.

“ Aquí me tienes” porque el Domingo viviré la resaca de tanta Vida derramada que me ofreces.

     Os deseamos que estos días lleven  silencio, soledad, escucha, servicio, profundidad, oración, celebración… En definitiva, días que marquen vuestra existencia  al fuego del Espíritu, y que la vuelta a Galilea sea tiempo de compromiso que os recuerde, como un tatuaje grabado en vuestro corazón, la experiencia que dice… «Aquí me tienes»

                                                     

                                                       “Aquí me tienes, Señor

                                                

Comunidad de Monjas Trinitarias de Suesa