Cuando conocí este monasterio, algo enlazó con un interrogante que latía en mi interior y que me inquietaba tan profundamente...

Es casi anacrónico este silencio clavado en la alborada. No está acorde con los tiempos tanta calma y tanto sosiego. Mi alma...

Jesús es sorprendente, por lo menos a mí a veces me deja sin habla. La libertad de la que goza...