Qué complicado nos resulta descubrir lo extraordinario en lo cotidiano. Debe de ser por esa capacidad que tenemos para acostumbrarnos...

... a veces son más nubes. -Sí, bueno, pero no siempre. _¿No? Anda que... cada vez que vengo a Cantabria llueve. -Que no,...

Querida amiga: lo confieso, me da pena que acabemos este intercambio epistolar, reflexivo, sensitivo y no sé qué más cosas. Pero...

Querida amiga, al hilo de nuestra última conversación (¡gracias por el bizcocho, estaba delicioso!) me animo a seguir reflexionando contigo...

...es una manera de corresponder cuando, en ocasiones, no sabemos cómo agradecer lo que estamos viviendo. Son muchas las personas que...

El no silencio de la primavera es ya palpable por nuestro monasterio. Aun antes de que amanezca, cuando solo se...