En ocasiones, mi nombre en tus labios.

En ocasiones, mi nombre en tus labios.
En ocasiones me quedo escondida en el sepulcro, cobijada en las oscuridad de las vendas y el sudario, sin querer oír, sin querer ver, sin querer saber.  No siempre deseo esa situación pero la vida me empuja “como un aullido interminable” y acabo entrando en la cueva. Con todas mis fuerzas corro la piedra de la superficialidad y me acurruco en mi secreto: “no siempre soy así, no siempre muero”. Desde la oscuridad percibo cómo giro sobre mí misma, sin ape...