Domingo XVIII de Tiempo Ordinario

Domingo XVIII de Tiempo Ordinario
“Se transfiguró delante de ellos y su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.” (Mt 17, 1-9) El episodio de la transfiguración se encuentra en un momento “crítico” del evangelio. La hostilidad hacia Jesús crece, él es consciente. Y en medio de las dificultades se toma un tiempo para orar. Pero también un tiempo para estar con su círculo más íntimo. Llama a tres de sus amigos y se va un día de “retiro”. De ex...

Cuando compartes un poema

Cuando compartes un poema
Si te llega un poema precioso hecho regalo por correo electrónico. Si después te lo tropiezas repetidamente en una búsqueda en internet. Si alguien deja caer cerca de ti alguno de sus versos. Si además habla de Dios, y de una mujer profundamente creyente como fue Gloria Fuertes (cuyo centenario de su nacimiento estamos conmemorando, no os lo perdáis), entonces el poema se impone y conviene compartirlo. Un hombre pregunta... ¿Dónde está Dios?... Se ve,

Te soñaré… y te haré nacer de mí.

Te soñaré… y te haré nacer de mí.
Te soñaré viva. Aunque te encuentres en oscuros caminos, aunque te asientes en el olvido y la huida. Te soñaré tan viva como este vendaval que hace bailar todo el paisaje. No va a importarme la palidez de tus palabras, el titubeo de tu mirada. Me sentaré sobre la belleza, descansaré y te soñaré. Te adornaré con mi confianza, con la veracidad de mi presencia. Llenaré tu pelo de pájaros ruidosos y tus ojos de tierra húmeda. ...

Oración de fin de año

Oración de fin de año
Señor, queremos acabar el año con el corazón inclinado hacia ti, en un gesto de reconocimiento. Tú eres el principio y el fin de nuestro tiempo. Nuestros días transcurren cosidos por el hilo de tu presencia. Amigo fiel, ¡qué empeño el tuyo en invitarnos a convertir el tiempo del reloj en tiempo vital, consciente y fértil! No cuentas nuestros años, no mides la largura o la anchura de nuestro tiempo. No, tú no mides ni cuentas; entregas, incansable, como

Lo eterno no es el cielo de instantes…

Lo eterno no es el cielo de instantes…
Lo eterno no es el cielo de instantes destruidos ni frases de poetas ni letras en los nichos. Son risas que aparecen abrazos, bosques, niños mil gestos que ennoblecen a un hombre sin destino. Lo eterno no son las grietas que se abre en el abismo luciendo vanos trajes de miedos y de ruidos. Son risas no calladas abrazos compartidos y el sueño de tus ojos amando mis caminos. Lo eterno es un momento que viste de ternura lo eterno va y te enc

Fiesta de Todos los Santos

Fiesta de Todos los Santos
Cada vez se hace más difícil esta fiesta de “Todos los Santos” que está íntimamente unida a la de los “Difuntos”. Nuestra sociedad no quiere ni oír hablar de la muerte y con la moda “Halloween” nos distrae, nos entretiene con zoombies, muertos vivientes y esqueletos, que más o menos inconscientemente relegamos al espacio de la imaginación, la ciencia ficción, lo irreal. Pero la muerte no es un cuento, ni una leyenda. Es una realidad con la que tarde o tem

Domingo XXXI del Tiempo Ordinario.

Domingo XXXI del Tiempo Ordinario.
“Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.” (Lc 19, 1-10) El fragmento del evangelio de este domingo es precioso. Está lleno hasta los bordes de naturalidad y frescura. Zaqueo, todo un alto funcionario, un señor, subido a un árbol. Jesús que, ni corto ni perezoso, se auto invita a comer en casa ajena.  Y todos los demás, llenos de envidia, se ponen a criticar. Y así me imagino que fue el resto de la comida, todo espontaneidad por

Palabra que revela vida

Palabra que revela vida
A veces, de la forma más sencilla y sin ser consciente de ello, alguien, en una conversación “intrascendente”, de repente te revela algo de tu vida. Así ha sucedido esta tarde al recibir a unas personas que venían a pasar unos días en nuestra hospedería.  Cuando llega un nuevo huésped, tras el saludo y mientras recorremos los distintos espacios: la Iglesia, el comedor, la habitación… Es fácil que se cree una pequeña conversación, algo de conocimiento mutu

Santa Hildegarda de Bingen

Santa Hildegarda de Bingen
Hoy celebramos la fiesta de Hildegarda de Bingen, una mujer medieval de tremenda valía: médico, profeta, compasitora, poeta, escritora, mística y monja. Disfrutemos de uno de sus poemas: ¡FUEGO DEL ESPÍRITU, EL CONSOLADOR!   ¡Fuego del Espíritu, el Consolador!, vida de la vida de cada creatura, santo eres dando vida a las formas.   Santo eres ungiendo a los peligrosamente abatidos, santo eres lavando las fétidas heridas.

Ya no más

Ya no más
Señor, empezamos de nuevo, como si el tiempo de la noche no hubiera existido.El dolor por mi huida y mi desprecio es el punto exacto para comenzar una vez más. Cuando te inclinas para ayudarme a levantarme mi mirada se siente más ceca de la tuya, y con un solo tocar el borde de tu vida me recupero y amanezco renovada. Ambos sabemos que tropecé de nuevo, que volveré a caer y que tú me recogerás, porque estás empeñado en librar mis hombros de la carga