Peón caminero en un sendero

Peón caminero en un sendero
Este adviento ando casi vestida de peón caminero. Sí, me lo he propuesto, he solicitado el puesto y me lo han dado. Es durillo y complicado pero estoy en ello, con empeño. En algún sitio he leído eso de "preparad el camino, allanad el sendero", y como el ejercicio es muy sano, me he echado al hombro pico, pala, paciencia, cariño y tozudez y estoy venga a picar piedras, a enderezar senderos. O al menos a intentarlo. Estoy descubriendo que cuanto más y me

Volar, lo que se dice volar…

Volar, lo que se dice volar…
Volar Hay canciones que se escuchan, y otras que se mastican... Volar, lo que se dice volar... volar, volar, volar, no vuelo... Pero... desde que cambié el palacio por el callejón desde que rompí todas las hojas del guión... si quieres buscarme, mira para el cielo... Pero desde que me dejé el bolso en la estación y le pegué fuego a la tele del salón (¿?) Te prometo, hermano, que mis suelas no tocan el suelo... Solté

Sin correr… quédate a la intemperie

Sin correr… quédate a la intemperie
Quédate. En lo pequeño, en lo discreto, entre las flores y entre nosotros. Juguetón, sorprendente, hecho de colores, de pensamientos, de sueños y de historias... No es algo grande ni presuntuoso, no es complicado. Está en tu camino, en tus preguntas. Jesús, el enamorado, no esconde su promesa, al contrario, la coloca lo más cerca de ti posible. ¿Dónde buscas? ¿En qué espacio te mueves? Quédate a la espera, y también al descubierto, quédate

La Biblia en el centro de nuestra fe

La Biblia en el centro de nuestra fe
La vida monástica es, por definición, vida laical, no nace como comunidad presbiteral. Esto significa que no siempre sea posible, o necesario, disponer de un espacio con un sagrario donde vivir un tiempo de oración personal.  La Palabra de Dios, la Biblia, es la manera más directa para encontrarnos con el rostro de Dios Trinidad, Dios Comunidad. Tradicionalmente se ha hecho mucho hincapié en la adoración eucarística, devoción que hasta el siglo IX no ap...

Sobre el trabajo

Sobre el trabajo
https://youtu.be/3m0I-NyxZUo   "Cuando yo llegué aquí, pensé que la vida monástica era una estructura que nos encorsetaba. ¡Qué va! Hay que diferenciar lo que es la rutina de lo que es el ritmo." "...el trabajo es indispensable dentro de cualquier vida y dentro de la vida monástica, también." "...nos sentimos invitadas a ser co-creadoras con Dios en la Naturaleza." "Te hace más persona trabajar. Y además es una suerte porque la gente hoy en día...

¡Estate quieta!, ¡no te muevas!

¡Estate quieta!, ¡no te muevas!
Muuuuuuchas veces escuché a mi madre decirme eso cuando intentaba peinarme, o atarme los botones del abrigo, o los cordones de los zapatos, o... ¡Quieres estarte quieta!,... pues no, la verdad, no quería, pero me quedaba quieta un ratito, el imprescindible para que ella me acicalara. O el imprescindible para que no acabara riñéndome con más seriedad. Bueno, más o menos seguimos igual. Porque estoy convencida de que a ti también te habrán dicho innume...

Experiencia de Dios.

Experiencia de Dios.
"... encontrarte en esa profundidad donde empieza a manar dentro una presencia tan grande que solo puedes abrir los brazos y el corazón y decir: gracias Dios mío." "... esa relación con ese Dios es lo que va también transformando tu vida, es lo que va haciendo que tú, en tu interior también expreses esa comunión en esa relación con los demás." "Igual suena muy fatuo y muy prepotente pero creo que la experiencia de Dios es mi vida. No que la experienc...

La risa de la Pascua

La risa de la Pascua
SARA DE UR: “SI YO HUBIERA ESTADO ALLÍ...   ... aquella mañana, si, en vez de María de Magdala, hubiera sido yo, Sara de Ur, la que se encontrase con el hortelano, la que descubriera que el Maestro vivía... creo que habría caído de rodillas sobre la tierra fresca de la mañana y habría empezado a reír. La risa me ha acompañado desde aquella primera carcajada ante el anuncio de Dios de que iba a ser madre en la vejez. Yo, la de vientre estéril, s

Te soñaré… y te haré nacer de mí.

Te soñaré… y te haré nacer de mí.
Te soñaré viva. Aunque te encuentres en oscuros caminos, aunque te asientes en el olvido y la huida. Te soñaré tan viva como este vendaval que hace bailar todo el paisaje. No va a importarme la palidez de tus palabras, el titubeo de tu mirada. Me sentaré sobre la belleza, descansaré y te soñaré. Te adornaré con mi confianza, con la veracidad de mi presencia. Llenaré tu pelo de pájaros ruidosos y tus ojos de tierra húmeda. ...

Disciplina del corazón

Disciplina del corazón
Hoy nos hacemos eco de las palabras de H. Nouwen Nunca llegaremos a conocer nuestra verdadera vocación en la vida si no estamos dispuestos a debatirnos con la radical exigencia que el evangelio nos plantea. Durante los veinte siglos pasados, muchos cristianos y cristianas han escuchado esa radical exigencia y han respondido a ella con verdadera obediencia. Algunos se hicieron eremitas en el desierto, mientras otros servían en la ciudad. Algunos iban