La risa de la Pascua

La risa de la Pascua
SARA DE UR: “SI YO HUBIERA ESTADO ALLÍ...   ... aquella mañana, si, en vez de María de Magdala, hubiera sido yo, Sara de Ur, la que se encontrase con el hortelano, la que descubriera que el Maestro vivía... creo que habría caído de rodillas sobre la tierra fresca de la mañana y habría empezado a reír. La risa me ha acompañado desde aquella primera carcajada ante el anuncio de Dios de que iba a ser madre en la vejez. Yo, la de vientre estéril, s

Te soñaré… y te haré nacer de mí.

Te soñaré… y te haré nacer de mí.
Te soñaré viva. Aunque te encuentres en oscuros caminos, aunque te asientes en el olvido y la huida. Te soñaré tan viva como este vendaval que hace bailar todo el paisaje. No va a importarme la palidez de tus palabras, el titubeo de tu mirada. Me sentaré sobre la belleza, descansaré y te soñaré. Te adornaré con mi confianza, con la veracidad de mi presencia. Llenaré tu pelo de pájaros ruidosos y tus ojos de tierra húmeda. ...

Disciplina del corazón

Disciplina del corazón
Hoy nos hacemos eco de las palabras de H. Nouwen Nunca llegaremos a conocer nuestra verdadera vocación en la vida si no estamos dispuestos a debatirnos con la radical exigencia que el evangelio nos plantea. Durante los veinte siglos pasados, muchos cristianos y cristianas han escuchado esa radical exigencia y han respondido a ella con verdadera obediencia. Algunos se hicieron eremitas en el desierto, mientras otros servían en la ciudad. Algunos iban

¿Y mi vida?

¿Y mi vida?
Sí, esa es la pregunta, ¿qué pasa con tu vida? No es lo mismo que te quiten algo a que lo entregues. Entra en juego la libertad y la voluntad. Cuando te quitan algo ni tienes voluntad ni libertad, además se crea violencia; sin embargo cuando lo entregas, ambas cosas, la voluntad y la libertad son necesarias y entonces se crea paz y plenitud, realmente es cuando tu vida se acrecienta. Ese algo puede ser por ejemplo tu tiempo, o tu vida a pedacitos o comp...

Meditaba yo para entenderlo, pero me resultaba muy difícil

Meditaba yo para entenderlo, pero me resultaba muy difícil
Más que difícil, dificilísimo. Esta frase del salmo 73 es aplicable a cualquier aspecto de la fe. Sobre todo si nos empeñamos en meter la cabezota en los asuntos del corazón. Quizás alguien lo haya entendido pero a mí me echa humo la cabeza cuando intento comprender el misterio de Dios ¿cómo es eso de un Dios hecho ser humano?, ¿cómo un Dios frágil, sometido al espacio y al tiempo?, ¿cómo un Dios que se deja matar y que luego resucita? nada, ya tengo el...

Siempre vuelves… una vez más en Adviento

Siempre vuelves… una vez más en Adviento
Sí, este "Vuelves" de Rozalen me suena a Adviento (bien, lo reconozco, también me suena mucho a Pascua...), no lo puedo remediar, se me ha colado en la cabeza y ando canturréadola de acá para allá, ¡y ya estamos en la tercera semana! ...pero como había esperado, vuelves... ...todo el bien que provocaste... vuelves... ...la luz en cada amanecer... vuelves... Escuchadla, a ver a qué os suena. ¿Quién vuelve a quién? ;)  ...

El dedo de Juan y la vida monástica

El dedo de Juan y la vida monástica
Hay dedos y dedos. Hay dedos que señalan, dedos que indican, dedos que ofenden, dedos comprometidos, dedos que afirman o que confirman,... Hoy hablamos del dedo de Juan el Bautista. Toda la vida escuchando eso de "niña, no se señala con el dedo", y buscando alternativas contorsionistas par acabar casi señalando con el codo, y ahora resulta que he de dar gracias a Dios por el dedo indicativo de Juan, el rústico de la piel de camello. Bueno, confienso que e...

vigilancia y vela en el hospital

vigilancia y vela en el hospital
Nos contaba una amiga que recientemente había tenido que velar a un familiar enfermo en el hospital. La enfermedad no era grave así que la noche que le tocó a ella acompañar al paciente  transcurrió incómoda pero serena. Desde la habitación del hospital podía contemplar el ir y venir de las gentes, los coches y el trajín en los comercios y bares. A medida que avanzaba la noche todo se fue calmando y adquiriendo tintes de quietud.  También la planta d...

Palabra que revela vida

Palabra que revela vida
A veces, de la forma más sencilla y sin ser consciente de ello, alguien, en una conversación “intrascendente”, de repente te revela algo de tu vida. Así ha sucedido esta tarde al recibir a unas personas que venían a pasar unos días en nuestra hospedería.  Cuando llega un nuevo huésped, tras el saludo y mientras recorremos los distintos espacios: la Iglesia, el comedor, la habitación… Es fácil que se cree una pequeña conversación, algo de conocimiento mutu

Cada mañana, Señor…

Cada mañana, Señor…
Cada mañana, Señor, lucho con la pereza. Como en toda lucha unas veces salgo vencida y otras, vencedora. Solo esas veces recibo la mejor recompensa al detenerme ante ti unos segundos. La única luz la del día que va despertando y la llama inquieta de la vela que indica tu presencia. Presencia abrumadora, que puedo palpar, presencia a lo Dios. Y nos envuelve la intimidad del amanecer, el silencio inmenso que sostiene el Padre, unos días con el sonido del ...