Cuarto Domingo de Adviento

Cuarto Domingo de Adviento
“José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le podrás por nombre Jesús, porque salvará a su pueblo de los pecados.” (Mt 1, 18-24) ¡Ya viene! se puede decir que ya se oye el rumor de sus pasos… La Navidad ya está muy cerca recordándonos que Dios ha querido ponerse en nuestras manos frágil, pequeño y desnudo. Y supongo que nos pasa un poco como

Siempre vuelves… una vez más en Adviento

Siempre vuelves… una vez más en Adviento
Sí, este "Vuelves" de Rozalen me suena a Adviento (bien, lo reconozco, también me suena mucho a Pascua...), no lo puedo remediar, se me ha colado en la cabeza y ando canturréadola de acá para allá, ¡y ya estamos en la tercera semana! ...pero como había esperado, vuelves... ...todo el bien que provocaste... vuelves... ...la luz en cada amanecer... vuelves... Escuchadla, a ver a qué os suena. ¿Quién vuelve a quién? ;)  ...

Tercer Domingo de Adviento

Tercer Domingo de Adviento
Jesús les respondió: “-Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: las ciegas ven y las inválidas andan; las leprosas quedan limpias y las sordas oyen; las muertas resucitan, y a las pobres se les anuncia la Buena Noticia. ¡Y dichosa quien no se sienta defraudada por mí!” (Mt 11, 2-11) En el evangelio de este domingo se nos presenta de nuevo la figura de Juan. Igual de decidido pero también confuso. Se encuentra en prisión y sabe que las cosas pu

El dedo de Juan y la vida monástica

El dedo de Juan y la vida monástica
Hay dedos y dedos. Hay dedos que señalan, dedos que indican, dedos que ofenden, dedos comprometidos, dedos que afirman o que confirman,... Hoy hablamos del dedo de Juan el Bautista. Toda la vida escuchando eso de "niña, no se señala con el dedo", y buscando alternativas contorsionistas par acabar casi señalando con el codo, y ahora resulta que he de dar gracias a Dios por el dedo indicativo de Juan, el rústico de la piel de camello. Bueno, confienso que e...

Segundo Domingo de Adviento

Segundo Domingo de Adviento
“Y acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados y él los bautizaba en el Jordán.” (Mt 3, 1-12) Acudid vosotras y vosotros también… En este segundo domingo de adviento el evangelista Mateo nos presenta a un Juan Bautista enfadado, o por lo menos, indignado y muy poco preocupado por la imagen, el márquetin o porque se le vaya la gente. Ahí le tenemos con su curioso atuendo: vestido de piel de camello...

vigilancia y vela en el hospital

vigilancia y vela en el hospital
Nos contaba una amiga que recientemente había tenido que velar a un familiar enfermo en el hospital. La enfermedad no era grave así que la noche que le tocó a ella acompañar al paciente  transcurrió incómoda pero serena. Desde la habitación del hospital podía contemplar el ir y venir de las gentes, los coches y el trajín en los comercios y bares. A medida que avanzaba la noche todo se fue calmando y adquiriendo tintes de quietud.  También la planta d...

Primer Domingo de Adviento.

Primer Domingo de Adviento.
“Por esto estad también vosotros preparados porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre” (Mt 24, 37-44) Aquí está de nuevo el Adviento llamando a nuestra puerta. Nos pilla casi “descuidadas”, con este verano que no acababa da la sensación de que llega antes de tiempo. -Pero, no te quedes en la puerta, pasa. Estábamos algo despistadas, es verdad, pero te estábamos esperando. Y entonces, el bueno del Adviento, entra, así como es él y ...

Invitación para vivir el Adviento

Invitación para vivir el Adviento
No lo aseguro al 100% pero al menos para mí pocos textos hay tan sencillos, tan bellos y tan sugerentes como el que sigue: “el pueblo que andaba en tinieblas vio una luz grande” (Is. 9,2). No tiene desperdicio, posee melodía propia y se te clava en el corazón como un estribillo reconciliador. Os invitamos a iniciar este Adviento saboreando la frase, desmenuzándola, como cuando tienes una sabrosa galleta y no quieres que se termine. Repite despacio...

Desnudar y des-anudar.

Desnudar y des-anudar.
Des-anudar la vida...   //   Des-nudar la vida... A las puertas de la Navidad, os proponemos desanudar y desnudar la vida. Desnudar la vida significa quedarnos a la intemperie, en absoluta vulnerabilidad, desarmados... entregados. Desanudar la vida conlleva dejarla sencilla, abierta, diáfana,... entregada. Como Jesús. El hombre de la vida desnuda y desanudada. El tiempo de Navidad es el tiempo de la primera entrega de Jesús. De una forma

¡BENDECID! (IV Adviento)

¡BENDECID! (IV Adviento)
¡BENDECID! Ciclo C (Lc 1, 39-45) "¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!" (Lc 1, 42) En esta era de las terapias me llama la atención que todavía no se hayan "re-inventado" la de bendecir y le hayan puesto un nombre en inglés. Aunque tal vez sí la han inventado y todavía no la conozco... Sea como sea el arte de bendecir da para muchos cursos, talleres y libros. Además su buenos efectos para la salud son constatables desde