Peón caminero en un sendero

Peón caminero en un sendero
Este adviento ando casi vestida de peón caminero. Sí, me lo he propuesto, he solicitado el puesto y me lo han dado. Es durillo y complicado pero estoy en ello, con empeño. En algún sitio he leído eso de "preparad el camino, allanad el sendero", y como el ejercicio es muy sano, me he echado al hombro pico, pala, paciencia, cariño y tozudez y estoy venga a picar piedras, a enderezar senderos. O al menos a intentarlo. Estoy descubriendo que cuanto más y me

Me enfado… y no respiro

Me enfado… y no respiro
sí, sí, enfado, esa palabra tan poco navideña pero tan tremendamente cotidiana. No hace mucho estuve hablando con una persona de unos 40 años. A esa edad una ya tiene argumentos suficentes para estar enfadada o para estar muy agradecida, o incluso para las dos cosas.  Esta persona parece haber optado por lo primero, o esa esla conclusión que saqué yo después del encuentro. No me atrevería nunca a juzgarla a ella, desconozco su historia, sus motivos, las...

Adviento 2017 en una parada de autobús

Adviento 2017 en una parada de autobús
El adviento me sabe a parada de autobús, a ese espacio en el que te sientas y esperas. No es un espacio muerto, no es tampoco un tiempo perdido.  Si te implicas en el momento puedes conversar con quien tienes al lado, también esperando. Quizás te cuente a dónde se dirige, o a lo mejor tenéis amigos en común y os ponéis al día respecto a viejos conocidos.  A veces también sucede que ese desconocido pierde tal categoría y empieza a ser “el de la parada del b...

Volar, lo que se dice volar…

Volar, lo que se dice volar…
Volar Hay canciones que se escuchan, y otras que se mastican... Volar, lo que se dice volar... volar, volar, volar, no vuelo... Pero... desde que cambié el palacio por el callejón desde que rompí todas las hojas del guión... si quieres buscarme, mira para el cielo... Pero desde que me dejé el bolso en la estación y le pegué fuego a la tele del salón (¿?) Te prometo, hermano, que mis suelas no tocan el suelo... Solté

Sin correr… quédate a la intemperie

Sin correr… quédate a la intemperie
Quédate. En lo pequeño, en lo discreto, entre las flores y entre nosotros. Juguetón, sorprendente, hecho de colores, de pensamientos, de sueños y de historias... No es algo grande ni presuntuoso, no es complicado. Está en tu camino, en tus preguntas. Jesús, el enamorado, no esconde su promesa, al contrario, la coloca lo más cerca de ti posible. ¿Dónde buscas? ¿En qué espacio te mueves? Quédate a la espera, y también al descubierto, quédate

Va pasando el verano

Va pasando el verano
Va pasando el verano. Poco a poco nos aproximamos al mes de septiembre. Hace nada, a finales de junio, en una de las reuniones de comunidad que tenemos semanalmente, reflexiionábamos sobre la llegada de la temporada de verano y el importante número de personas que iban a pasar por nuestra hospedería. En la reunión nos recordábamos que cada huésped es expresión visible y palpable de Cristo y que nuestra misión no es ser unas monjas muy acogedoras, que ta...

¡Estate quieta!, ¡no te muevas!

¡Estate quieta!, ¡no te muevas!
Muuuuuuchas veces escuché a mi madre decirme eso cuando intentaba peinarme, o atarme los botones del abrigo, o los cordones de los zapatos, o... ¡Quieres estarte quieta!,... pues no, la verdad, no quería, pero me quedaba quieta un ratito, el imprescindible para que ella me acicalara. O el imprescindible para que no acabara riñéndome con más seriedad. Bueno, más o menos seguimos igual. Porque estoy convencida de que a ti también te habrán dicho innume...

Nacer libre y limpia en el Espíritu

Nacer libre y limpia en el Espíritu
En cristiano el viento es Espíritu.Porque sí, porque lo quiso él mismo, o bueno, ella misma, o ellas,... o... en fin, Trinidad, esa experiencia de encuentro, de risa, de amor compartido, repartido y bienpartido que se llama Trinidad, nombre de mujer. El viento sopla cuando quiere y como quiere. Es libre. Unas veces sopla de un sitio, otras de otro... El viento revuelve, incomoda,... y limpia. No puedes atraparlo, ni con las manos, ni con los ojos, ni

Experiencia de Dios.

Experiencia de Dios.
"... encontrarte en esa profundidad donde empieza a manar dentro una presencia tan grande que solo puedes abrir los brazos y el corazón y decir: gracias Dios mío." "... esa relación con ese Dios es lo que va también transformando tu vida, es lo que va haciendo que tú, en tu interior también expreses esa comunión en esa relación con los demás." "Igual suena muy fatuo y muy prepotente pero creo que la experiencia de Dios es mi vida. No que la experienc...

Ecos de Pascua. Verdaderamente ha resucitado.

Ecos de Pascua. Verdaderamente ha resucitado.
Después de llevar más de una semana en mi propia Galilea, toca echar la vista atrás para intentar escribiros unos ecos de esta maravillosa Pascua que hemos vivido. No se me da muy bien esto de mostrar mis sentimientos pero voy a intentar abrir mi corazón para poner palabras a esos días que disfrutamos como Comunidad o mejor dicho, como una pequeña Familia. Pienso, pienso y no me sale nada, me viene a la mente la palabra INEFABLE, ¡qué casualidad!, creo ...