Carta para pascuer@s, ¡tenemos trabajo!

pascuer@s suesa

Carta para pascuer@s, ¡tenemos trabajo!

Querid@s pascuer@s:
llegó el día en que, con gran dolor de nuestro corazón, hemos de notificaros lo que era obvio: cancelamos la Pascua en nuestro monasterio.
La situación creada por la epidemia del covid-19 es tremenda, no os contamos nada nuevo. A nuestro correo, a nuestro corazón, van llegando historias duras que estremecen. Pero también llegan historias de humanidad, de esperanza, historias que nos indican que en este camino de cuaresma en el que se nos hunden los pies en la arena, podemos levantar la mirada hacia la tierra prometida, tierra de libertad.
Algo aprenderemos de todo esto, ¿cierto? El camino emprendido nos lleva hacia adelante, hacia la Pascua, hacia la Vida. No hemos de mirar y añorar las cebollas de Egipto, el tiempo pasado. ¡Creemos algo nuevo, algo más humano, más de Dios!
Estas semanas nos interpelan para mirar hacia el interior, para escuchar a quienes tengamos cerca (en casa o de manera virtual) y atrevernos a mirarlos desde el corazón, queriendo leer sus palabras y sus gestos.
Dios está trabajando en medio de este caos, y seguirá haciéndolo cuando todo pase, y mucho tiempo después de ello.
El lema de la Pascua es «Aquí me tienes, Señor», ¡qué apropiado para estos tiempos! Es el lema que nos acompaña desde hace meses y ahora llega el momento de encarnarlo de manera más intensa. Aquí me tienes, Señor, dispuest@ a confiar, aunque no entienda, aunque duela, aunque se me resquebraje la esperanza…
Pascuer@s, seguimos caminando, hay mucha vida a nuestro alrededor, hagamos el esfuerzo de ponernos al servicio de l@s demás, cada cual desde sus posibilidades, evitando la crispación, ejercitando la sonrisa, la paciencia, orando, haciéndonos amig@s del silencio, acompañando el dolor con la oración, agradeciendo todo lo bueno,… ¡Tenemos mucho trabajo estas semanas!
Hemos comenzado a compartir la oración de la tarde, a las 19.30 h, por si quieres unirte, por si crees que a alguien puede venirle bien.
Un abrazo para tod@s, seguimos encontrándonos a través de las redes, ¿nos dijo Jesús que écharamos las redes a pescar?  Pues hagámoslo, la pesca es abundante e increible, si pescamos en su Nombre.
Un abrazo trinitario y nuestra oración. Orad por nosotras.