Un reguero de paz sobre toda la tierra.

reguero suesa

Un reguero de paz sobre toda la tierra.

Oración sobre los pueblos de la Tierra para acabar el año 2019.

 

Pueblos del este, del lugar donde nace el sol, pueblos que esperáis un tiempo nuevo, que cultiváis tradiciones antiquísimas que hablan de permanencia, de respeto, interioridad. Pueblos de ojos rasgados, de piel morena y de piel clara, de gentes de diferentes credos, con distintos sueños e historias, que respetáis a los ancestros y buscáis en las tradiciones espacio para un mañana:

que el Niño de Belén derrame un reguero largo y dulce de Paz en esta noche sobre vuestras tierras y vuestras gentes. 

 

————————–

Pueblos del norte, de los lugares de las montañas altas y las frías estepas, donde las noches son más largas y la vida se hace más hacia dentro. Pueblos de tez clara, nacidos de la antigua cristiandad, que buscáis un alma y un espíritu y en ocasiones rechazáis lo tatuado en vuestra historia. Mujeres y hombres que cambiáis el tiempo por el dinero, pero que intuís que existe un lugar para el agradecimiento y la acogida:

que el Niño de Belén derrame un reguero largo y dulce de Paz en esta noche sobre vuestras tierras y vuestras gentes.

——————————

Pueblos del oeste, donde el sol descansa cada día, donde los ríos son frescos y la inmensidad de los bosques y las selvas rejuvenecen el aire de la tierra. Pueblos de conquistados y de conquistadores, que gritan libertad y justicia. Mujeres y hombres de infinitas lenguas y colores, que anheláis la estabilidad de la confianza, cuyas lágrimas saben muchas veces a desaparición, cansancio e incertidumbre:

que el Niño de Belén derrame un reguero largo y dulce de Paz en esta noche sobre vuestras tierras y vuestras gentes. 

 

——————————

Pueblos del sur, hombres y mujeres que amáis la tierra, que le arrancáis con sudor alimento que sabe a esperanza. Mujeres y hombres de piel negra, de piel aceituna, que camináis descalzos y miráis hacia el norte soñando con una tierra prometida que es solo espejismo; pueblos que enviáis a vuestras hijas e hijos en barcas de juguete creyendo regalarles así la libertad:

que el Niño de Belén derrame un reguero largo y dulce de Paz en esta noche sobre vuestras tierras y vuestras gentes. 

 

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay