Ser canción para secar llantos…

cancion suesa

Ser canción para secar llantos…

«Comenzar a ser canción», nos dice Silvio Rodríguez, una que transforme corazones, que seque llantos… ¡Cuánta falta nos hace, cuánta falta!  Necesitamos transformarnos en bellos cantos que enderecen los caminos torcidos de tanta gente, aquellos que se tuercen sin querer, sin poder.

Podemos hacer más bello lo que nos rodea, convertirnos en sol para otr@s, poner luz en otras miradas. Si somos capaces de frenar el paso, de detenernos en lo pequeño, en lo cotidiano, en aquello que de tan sabido nos suena a viejo… entonces quizás podamos despertar sueños, alimentar esperanzas.

Dios nos convierte a base de besos, no sabe hacerlo de otra manera.
Podemos imitarlo, ¿no?

Pues a la tarea.

Y disfrutemos de este bello tema.

 

Un día, junto al mar,
la más triste canción
oyó llorar a un alma su dolor,
y a por el alma fue
vibrando la tonada,
conmovida y gentil,
maravillada.
¿Qué pena lloras tú
-le dijo la canción-
que me has trocado en gracia el corazón?
¿De qué me sirve a mí
-le respondió un sollozo-
la virtud, si no tengo un canto hermoso?
Sospecho que hoy empiezo a ser canción.
Y tengo la impresión
de que seré tu sol
si logro ser tu canto.
Sospecho que hoy empiezo a ser canción,
si seco un llanto.
Un día, junto al mar,
un alma halló su voz
y una tonada hallaba su razón.
Fue el día en que nació
la verdad hechizada:
la melodía y el alma enamoradas.
El alma con canción
iluminó su hogar,
y la canción con alma echó a volar.
Desde entonces las dos
vivieron más despacio,
a pesar de su tiempo y de su espacio.
Sospecho que hoy empiezo a ser canción.
Y tengo la impresión
de que seré tu sol
si logro ser tu canto…
Sospecho que hoy empiezo a…

 

 

Tags: