El bebé orangután y nuestro consumo

consumo suesa

El bebé orangután y nuestro consumo

Esta historia de un bebé orangután y de su relación con el aceite de palma, de nuevo nos remueve la conciencia y nos recuerda que debemos revisar nuestra ética de consumo.

Es cierto que no es nada fácil conseguir que todo lo que consumimos sea ecológico, sostenible, biológico, justo,… Pero también es cierto que si mi consumo es más responsable pondré una piedra menos en este pecado colectivo de la humanidad.

Mil tropiezos nos hemos puesto desde hace muchos años, y ahora resulta complicado volver hacia atrás y recuperar la senda de lo equitativo, a senda de aquel primer jardín feliz.

Tenemos la obligación moral, y evangélica, de procurar ser lo más etic@s posibles con nuestra vida, también con la gestión de nuestros bienes, nuestros caprichos.

El mandato de cuidar la tierra no se refería a esquilmarla sino a, eso mismo, cuidarla, “dominarla”, esto es, ejercer sobre ella el mismo señorío que ejerce Dios sobre toda su creación: respeto, aliento, cuidado, belleza,…

Disfrutemos de la historia de Rang-tan… y reflexionemos.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.