Sobre el tiempo en la vida monástica.

La luz en navidad

Sobre el tiempo en la vida monástica.

«No existe el tiempo. El tiempo es una medida que hemos inventado. Pero cuando entramos en esa profundidad no hay tiempo, hay encuentro.»

«El tiempo en la vida monástica posibilita.»

«Hay una estructura, un marco que nos hace que nuestro día esté apoyado en un modo de vivir que no nos avasalle, que tampoco nos deje ser perezosas; pero en un modo de vivir que te ayude a que tu trabajo sea hecho con conciencia, con responsabilidad, a que tus relaciones humanas sean más humanas, sean más cercanas, sean más profundas.»

«Lo que persigue la vida monástica y el deseo es saber vivir el momento presente. De hecho es una vida que tiene un ritmo. Y el ritmo ayuda.»

«Si uno desde que se levanta ofrece a Dios todo lo que va a pasar en el día, ya con eso es suficiente para que uno esté pendiente.»