Experiencia de Dios.

Experiencia de Dios.

«… encontrarte en esa profundidad donde empieza a manar dentro una presencia tan grande que solo puedes abrir los brazos y el corazón y decir: gracias Dios mío.»

«… esa relación con ese Dios es lo que va también transformando tu vida, es lo que va haciendo que tú, en tu interior también expreses esa comunión en esa relación con los demás.»

«Igual suena muy fatuo y muy prepotente pero creo que la experiencia de Dios es mi vida. No que la experiencia de Dios sea lo que sustente mi vida sino que mi vida es la experiencia de Dios porque yo no concibo mi vida sin Dios.»

«A Dios no se le encuentra en la prisa, ni en el ruido, en el atolondramiento. Por eso estamos tan perdidos, porque nuestra vida nos lleva a eso.»

«Para mí, Dios donde se me ha hecho más evidente a lo largo de mi vida ha sido a través de las personas. No que esa persona sea Dios sino que Dios se me ha manifestado a través de conversaciones, gestos, miradas, en las personas. Para mí son muy importantes. Desde que se cruzó en mi vida la Orden, las monjas trinitarias, el concebir que somos imagen de Dios siendo comunidad ha sido una como una dimensión nueva.»

«Dios es lo mejor que me ha pasado en la vida. Lo mejor. Y descubriéndolo a lo largo de mi vida. Me está regalando recordar situaciones de cuando yo era pequeña, de decir, jolín ahí estaba Dios. »