Fiesta del Buen Remedio. ¡Felicidades!

Fiesta del Buen Remedio. ¡Felicidades!

¡Estamos de FIESTA!

Hoy la Orden de la Santísima Trinidad celebramos la fiesta del Buen Remedio. Que es otra manera de llamar a María, la mujer bendita de Nazaret.

Es así, María es un “buen remedio” a muchos de nuestros males. Y el pueblo cristiano lo supo, lo experimentó desde muy pronto.

María ha sido y es (¡y espero que siga siendo!) patrimonio del pueblo. La iglesia como institución, o más bien al institucionalizarse y jerarquizarse “robó” muchas cosas a los “simples fieles”, también lo intentó con María. Pero María, mujer de pueblo, se quedó con los suyos.

A lo largo del calendario litúrgico celebramos muchas fiestas muy importantes y hasta sofisticadas de María: la Inmaculada Concepción, la Asunción… Fiestas y solemnidades que nos acentúan aquellos privilegios que separan a María de todas las mujeres y de todo el pueblo.

Pero digan lo que digan los grandes dogmas marianos, lo que encontramos en ella es una madre que se preocupa por sus hijas e hijos. Una prima que corre por los caminos (Lc1, 39). Una amiga que descubre que nos falta el vino (Jn 2, 1-11). O una mujer que permanece junto a su hijo moribundo (Jn 19, 25-27).

Así es María, un Buen Remedio a muchos males cotidianos. Un alivio para muchos corazones preocupados, un bálsamo que sana heridas grandes y pequeñas.

Felicidades a todas aquellas personas que tenéis en María una madre cercana, un Buen Remedio. Y felicidades también, cómo no, a toda la Familia Trinitaria, que en este día de su fiesta María nos enseñe a ser como ella, parte la solución, un Buen Remedio allí donde nos encontremos, que quienes colaboran con nosotras o sencillamente nos encuentran en su camino puedan sentir el alivio y el descanso de una mano amiga, tierna.

Oración

María, Buen Remedio

no faltes nunca en medio de tu pueblo

Permanece peregrina,

compañera, amiga, vecina.

Simplemente, María.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.